Dadas las circunstancias que han provocado la crisis española con el estallido de la burbuja y el estado deficitario del Estado español, son bastantes las soluciones que se proponen, aunque hasta este momento, lo que ha sucedido es que los bancos se han quedado con dinero europeo, que el Estado español emite deuda para financiar parte de los agujeros bancarios, ambos han creado un “banco malo” y el ciudadano de pie solo paga impuesto.

La solución que propongo en este artículo es sencilla, pero donde se expone un claro culpable y el que más tiene que perder: el sistema bancario.

Habría que sacar como se ha hecho, los activos “tóxicos” relacionados con el sector inmobiliario (suelo, viviendas…), pero a coste cero. Es decir, que el Estado (que somos todos nosotros, que no se le olvide a nadie) gestionaría esta sociedad de capital inmobiliario para la venta de pisos, a precios menores, con lo que los jóvenes podrían acceder más fácilmente a las viviendas. Con ello, los precios de las viviendas de las inmobiliarias que aún quedan en activo, así como de aquellas que aún estarían en manos de los grandes banco (Santander, BBVA, CaixaBank…) caerían para ser competitivos, y a su vez descenderían los alquileres.

La consecuencia de ello, en un escenario algo mejor económicamente, traería consigo varias circunstancias. En primer lugar, el Estado recaudaría dinero a coste cero en sus arcas, es decir, tras la “expropiación” justa (dado el abuso que los bancos han cometido) de las viviendas a los bancos, todo lo obtenido por las ventas iría directamente a la Hacienda Pública, con lo que se reduciría el déficit público con el aumento de los ingresos.

En segundo lugar, se reactivaría el consumo de las familias, y con ello, se activaría la economía de nuevo. Los ahorros que deberían tener las familias por el menor pago que dedicarían a las hipoteca o a los alquileres, repercutiría directamente en un mayor consumo, con lo que las empresas (grandes y pequeñas) sacarían sus negocios adelante. Obtendrían más ingresos, y sus previsiones serían de mayores ventas en un futuro, por lo que podrían contratar a más empleados, y más gente con potencial de consumo mayor.

Todo lo anterior supone:

  • Mayor recaudación por IVA
  • Mayor recaudación por Impuesto de Sociedades
  • Mayor recaudación por IRPF

Con ello, se redice el déficit sin ahogar a las familias, pero teniendo que perder dinero los bancos, en lugar de obtenerlo ahora a coste casi cero para comprar deuda española al 6,0%. La crisis no sería tan aguda, se cumpliría el déficit en pocos años sin tanto esfuerzo, no nos tendrían que rescatar y tendríamos la oportunidad de construir una estructura económica mejor, sobre unas mejores bases que las pasadas y actuales.