La economía china, llamada “la fábrica del mundo” está perdiendo fuelle en su crecimiento, lastrada por la crisis económica mundial. No obstante, su futuro no parece tan desastroso como algunos autores apostaron hace algo más de una década.

Resaltamos la visión de Gordon G. Chang (publicada en “El mundo”) incluye una China paralizada por falta de reformas, golpeada por el caos económico y sumida en una grave crisis política que antes de una década acaba con el régimen comunista. ¿El problema? La década ha pasado desde que Chang lanzó sus predicciones en su libro ‘El Próximo Colapso de China’ (2001). Ninguna de ellas se ha cumplido.

China sufre en estos momento un aumento de sus costes de producción, una menor exportación debida a la caída del consumo de otros países y una burbuja inmobiliaria que puede desencadenar una moderada crisis financiera y una reducción de su demanda interna. Todo ello es normal en una economía que ha llegado a crecer hasta un 11% anual, pero no suficiente para su freno en el ascenso a liderar económicamente el mundo mano a mano con los estadounidenses.

Para leer más a cerca de esta noticia, se ha publicado un reportaje-noticia en “El mundo”.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/19/economia/1350643008.html