Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid, ha anunciado hace escasos minutos que a partir de 2013 el ciudadano que resida o compre más bien dicho un medicamento en un establecimiento farmacéutico en la Comunidad de Madrid, tendrá que abonar un euro por cada receta.  Una medida, según ha dicho, de “carácter disuasorio” y no de carácter “recaudatorio” porque tiene un “escaso impacto económico”.

De esta manera, La Comunidad de Madrid sigue los pasos de Cataluña que lleva aplicando esta medida desde junio de este mismo 2012., en donde en como más de un mes, se recaudó 10 millones de euros, según fuentes de la Generalitat.

González ha recalcado en más de una ocasión ante los periodistas que no es una medida recaudatoria, sino que persigue el objetivo “de un uso eficiente de los medicamentos”. “Es una medida puesta ya en marcha en otras comunidades autónomas”, ha recordado el presidente madrileño, quien ha destacado que España es el segundo país en consumo de medicamentos, con un gasto del 15% superior frente a países de la Unión Europea. Además, ha indicado que los madrileños atesoran más de 45 millones de medicamentos en sus domicilios.