Etiquetas

, ,

Si desea realizar una inversión a largo plazo sin correr los riesgos que supone la imposibilidad de pagar un crédito bancario y el embargo de los vehículos, debe optar por el leasing. El principal inconveniente radica en que los intereses suelen ser superiores, dependiendo del bien concreto que se alquile y de la sociedad de leasing. Además, está obligado a pagar todos los gastos de mantenimiento del vehículo. En caso de que trabaje con los bienes arrendados, el alquiler se considerará un gasto, así aparecerá en la declaración de la renta, por lo que puede compensarle fiscalmente.

Cuando el objetivo de un autónomo o una empresa es el de hacerse con vehículos exclusivamente para trabajar con ellos, es preferible un contrato de renting, pues las cuotas a pagar serán más bajas al no considerarse un producto financiero. Que la empresa o sociedad de renting cubra todos los gastos de los vehículos y de sus conductores supone un alivio para el pequeño empresario, pues si su cuenta de beneficios es negativa, no tiene más que esperar a que expire el contrato de arrendamiento y devolver todos los vehículos, sin temor a posibles embargos.

El  renting  nos  facilita  las  mismas  o  mayores “prestaciones” que el  leasing,  con la ventaja de ser un alquiler y su gestión administrativa y  contable  es  sumamente  sencilla.

Ante lo anterior, cabe una interrogante: ¿ambos contratos son o no diferentes?, estos negocios son diferentes, entre otras razones, por lo siguiente:

 a) En el renting el arrendador no es un fabricante, con un tercero, que mantiene un parque propio de bienes adquiridos de sus propios fabricantes o distribuidores: en el leasing operativo el contrato se establece entre el fabricante y el usuario

 b) Se recurre al renting por una necesidad ocasional del bien, sin que sea requerido para su utilización permanente en el funcionamiento normal de la empresa, como sucede en el caso del leasing operativo

 c) El renting suele tener plazos más breves, interesando poco o nada que el bien resulte obsoleto por las innovaciones tecnológicas

d) Se ofrecen en renting, finalmente, bienes standard, esto es, bienes de fácil demanda en el mercado, lo que no sucede con el leasing operativo que otorga bienes más especializados.