Etiquetas

, , , , , ,

En estos días tienen notoria presencia en la prensa el drama de los desahucios, una situación anticonstitucional, deprimente y que atenta contra los derechos de las personas. Por el otro lado, existe el contrato hipotecario que un día en el pasado tanto el banco como el titular del piso, acordaron efectuar, con sus implicaciones. Un tema peliagudo. Pero… ¿es la dación en pago la solución?

Para situarnos antes de nada, hay que criticar ante todo la lentitud de nuestra legislación y de nuestros dirigentes. La ley hipotecaria consta de 1946 (Texto Refundido según Decreto de 8 de febrero de 1946). Estamos en 2012, y no podemos vivir con leyes tan anticuadas. Al igual que nuestra constitución, que debe ser reformada pro haberse escrito rápido y corriendo, debe de ser actualizada a los tiempos que hoy corren. Muchos de ustedes, pueden argumentar que para qué, que en los Estados Unidos se rigen bajo la constitución firmada en 1776. Cierto, pero con un matiz: las enmiendas. Las enmiendas son actualizaciones que se hacen sobre los artículos de dicha constitución, que entra en vigor como leyes, que dista mucho de lo que pasa en España con los reales decretos, donde la constitución queda igual.

Ahora, se entiende por dación en pago la entrega de una prestación diferente a la contraída con un acreedor, y mediante la cual la obligación contraída se considera satisfecha bajo el acuerdo de ambas partes. Típicamente la entrega hace referencia a un bien material o un dinero equivalente. La dación en pago al referirse a un préstamo hipotecario hace referencia a la entrega de la propiedad inmobiliaria como vía para satisfacer la deuda contraída. Esta puede ser una solución a la imposibilidad de afrontar las cuotas periódicas impuestas por el préstamo. Muchos agentes de la sociedad, como los sociales o la población en general instan a que se instaure la dación en pago como sistema para saldar la deuda contraída con la entidad financiera.

Yo no lo veo justo por una sencilla razón: el único que gana es el banco, como siempre. Me explico: supongamos que la vivienda ha sido tasada en 300.000 euros. El hipotecado ha pagado hasta le fecha 250.000 euros, y le falta por tanto 50.000 euros. Está desempleado, tanto él como su pareja, y no pueden atender al pago de la elevada hipoteca. Si el banco decide desahuciarles, se llleva 250.000 euros más el piso, que un futuro le generará ingresos via alquiler o venta. El ciudadano por su parte, pago casi la totalidad del piso, se queda sin su vivienda, en la calle y sin ver un euro de todo lo que ha pagado por el piso. ¿Es esto justo? No, pero el lobby financiero en este país es fuerte. ¿Porqué condonan las deudas a los partidos políticos, sindicatos… y no lo pueden hacer con un ciudadano en una situación extrema cuando su comportamiento es extremadamente abusivo?

Soluciones hay diversas, pero una cosa es clara: negociación. Por ejemplo, como ocurre en Italia, una solución sería disminuir la tasa hipotecaria, no pagando los intereses impuestos a ella durante un año, y hacerlo más adelante. Otra solución sería disminuir también los pagos mediante otras fórmulas, para una vez después que el hipotecado tuviera ingresos, restituir el pago atrasado. Otra solución sería la fachada o la terraza a empresas para poner anuncios, obteniendo con ello un ingreso adicional que contribuyese al pago. Aunque, lo que no es digno, es que no haya solución para esto ni proposición de hacerlo por parte de los bancos y cajas cuando están recibiendo dinero público, si dinero que ha aportado el mismo ciudadano al que hecha de su casa.

Todo esto no estaría pasando si los precios no hubieran sido escandalosos, sólo por hacer crecer un burbuja dónde todo el mundo ganaba: bancos, inmobiliarias, albañiles, fontaneros… y los delicuentes, que han ayudado a tal situación por su blanqueo de dinero a través del negocio inmobiliario.

Desde aquí solo se pide una solución justa para todos, acorde con los derechos y obligaciones de cada uno de nosotros y de los bancos.