Etiquetas

, , ,

La reputación es un valor “percibido” por personas y transmitido mediante valores de “percepción”. La reputación corporativa hace referencia a “cómo las personas percibirán a las empresas y a sus marcas comerciales” y, por lo tanto, influye directamente en el consumo de nuestros productos y servicios. Una mala reputación puede destruir un producto.

La estrategia para lograr una buena reputación en la marca de un producto, de un servicio o de una empresa, debe iniciarse desde el principio, mucho antes de la creación de este y en el momento que definamos su público. No se trata de convencer a nuestro público, si no de que nuestro este se convenza por sí solo.

Además nuestra sensibilidad por controlar y entender la reputación percibida de nuestros productos por el consumidor debe ser continua también a lo largo de la vida del producto. Siempre tenemos que estar alerta y no bajar la guardia, porque de ello dependen las ventas.

No entenderíamos que hoy en día se creara algún nuevo servicio o producto en cuyo plan de marketing no existiera una estrategia mínima de monitoring y reputación. Casos vividos sobre todo en la red, pero también en los mass media desde décadas nos demuestran que la reputación hay que construirla desde la gestación de la marca y no después de lanzarla.

En la época del reinado de los Mass Media, la reputación de una marca podía moldearse, ya que influir en la sociedad era sencillo si se tenían buenas relaciones con los medios tradicionales que eran pocos y manipulables. Pero hoy, en la era de los micromedios y los líderes de opinión ya no es posible moldear esta reputación y por este motivo estamos viviendo un verdadero apogeo en el nacimiento de nuevas herramientas y soluciones que permiten entender y construir nuestra reputación de marca, porque la era de “lo hago mal que ya me apaño luego con los medios” se ha acabado. La sociedad de hoy en día está mejor comunicada, más atenta y es más inteligente gracias al acercamiento de los conocimientos mediante las nuevas tecnologías basadas en Internet.

En materia de reputación corporativa, hay que tener en cuenta estos factores para afrontar una estrategia mínima que nos ayude a entender como nuestras marcas son percibidas por el consumidor:

  • Investigación retrospectiva (investigar el pasado)
  • Monitorización (observación en tiempo real)
  • Estadística
  • Herramientas

Esta información ha sido tomada de la escuela IEBS, en un seminario de reputación corporativa.