Etiquetas

, , , , ,

Tras anunciarse el rescate europeo a la banca española, se han ido sabiendo las exigencias de Bruselas para la concesión del crédito, el cuál en palabras del Ministro de Economía y de Competitividad, acarreará un coste alrededor del 1,5% de intereses. Entre las condiciones que particularmente se han impuesto a Bankia destacan dos: reducción de plantilla (con el cierre de oficinas inclusive) y la venta de su paquete accionarial en Mapfre.

Siguiendo a la prensa de hoy (expansión y cinco días), Bankia ha anunciado hoy el Plan Estratégico hasta 2015, una vez que la Comisión Europea ha aprobado los planes de reestructuración de los cuatro bancos nacionalizados. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri prevé volver a beneficios ya el próximo año y alcanzar unas ganancias de 1.200 millones para el ejercicio 2015.

Antes tendrá que aplicar un duro plan de reestructuración, que implica el recorte de hasta el 28% de la plantilla, que pasará de de 20.589 a unos 14.500 empleados. A su vez, la red de oficinas se reducirá en el 39%, al pasar de 3.117 a una horquilla de entre 1.900/2.000 sucursales. Bankia asegura que iniciará “de inmediato” los contactos con los sindicatos para llegar a acuerdos sobre como eliminar los 6.098 puestos de trabajo que le exige Bruselas. El presidente no ha querido aclarar cuántas de las salidas serán despidos, pero ha augurado que la cifra real estará “muy por debajo de los 6.000”. También ha adelantado que, para que se cumplan las cifras previstas en el plan de negocio “todos tenemos que colaborar”.

Goirigolzarri ha explicado esta mañana que el cambio de planes con respecto a los anuncios de mayo se debe a los cambios regulatorios que se han realizado en España. A cambio “hoy tenemos un marco perfectamente definito”, ha asegurado. “El plan nos da una extraordinaria solidez, pero conlleva limitaciones”, ha afirmado Goirigolzarri, que no ha querido valorar sin las condiciones puestas por Bruselas son adecuadas.

En cuanto a la venta de sus acciones de Mapfre, Bankia tendrá que vender su participación del 15% en Mapfre porque así lo exige la Comisión Europea, como condición para recibir la ayuda de 17.959 millones de euros que precisa el grupo, según ha dicho el presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri.