Etiquetas

, , ,

En el hoy se dan a conocer dos nuevos test de inteligencia, uno de ellos, muy  conocido pues es el de mayor renombre y uso en los psicodiagnósticos. Son el test de “Escala de inteligencia de Wechsler para adultos” y el test “Batería de pruebas de admisión”.

Escala de inteligencia de Wechsler para adultos

El WAIS es uno de los instrumentos de psicodiagnóstico de mayor renombre y de uso más generalizado.

Constituye una revisión de la primitiva Escala <<Wecsler-Bellevue>> que el autos había elaborado con el objeto de obviar las dificultades que presentaba el uso del Stanford-Binet en el examen de adultos, principalmente la sobrecarga de pruebas verbales y el contenido de tipo escolar.

En su forma actual fue publicado en 1955. la adaptación española se publicó en 1970.

La Escala consta de seis tests verbales (Información, Comprensión, Aritmética, Semejanzas, Dígitos y Vocabulario) y cinco manipulativos (Clave de números, Figuras incompletas, Cubos, Historietas y Rompecabezas).

Previa transformación de las puntuaciones directas de cada test en típicas ponderadas se obtienen tres C.I.: verbal, manipulativo y total. Tales cocientes no intentan ser apreciaciones de distintos tipos de inteligencia, sino en todos los casos, de la misma inteligencia general evaluada a través de vías distintas.

Aparte de la evaluación psicométrica, la Escala de Wechsler ha constituido una importante fuente de información sobre aspectos cualitativos del sujeto de los que da testimonio la numerosa bibliografía existente al respecto; la observación directa del comportamiento del examinado durante la prueba, el análisis de perfiles, la comparación entre los C.I. verbal y manipulativo, el cálculo del posible deterioro mental, etc., son otros tantos puntos de referencia que favorecen la interpretación clínica de los resultados.

 

Batería de pruebas de admisión

El significado de las siglas BPA, además del indicado en el título, podría ser también el de «Batería para Puestos Administrativos», porque las variables implicadas  fueron deducidas de un análisis de este tipo de tareas administrativas. El nivel 1  permite una rápida y simple evaluación de las capacidades básicas (en un punto  intermedio entre aptitudes psicológicas y aptitudes prácticas) del sujeto que va a  recibir un curso de formación, ser seleccionado para un puesto de trabajo o promocionar las tareas en las que se le exigen:

           – Conocimiento de la estructura formal de las palabras.

           – Comprensión del significado de los términos del lenguaje.

           – Rapidez perceptiva y capacidad de clasificación.

           – Conocimientos aritméticos y rapidez operacional con números.

El nivel 2 del BPA implica unas aptitudes más prácticas y próximas a las tareas   administrativas: atención, resistencia a la monotonía y método y orden en tareas   administrativas (percepción de diferencias, archivo, clasificación, codificación, etc.).

Ambos instrumentos son el resultado de amplias aplicaciones experimentales entre profesionales y posteriores análisis estadísticos de elementos (coeficientes de fiabilidad entre 0,82 y 0,94), relaciones con otros instrumentos psicométricos y de estudio de su estructura interna. Los resultados han mostrado un elevado grado de discriminación para el citado tipo de tareas profesionales. En principio, el BPA puede resultar útil para evaluar las capacidades o potencial aptitudinal de los sujetos con nivel cultural medio-bajo, y sus aplicaciones dependerán de las situaciones prácticas de su uso:

a) Admisión: Por el contenido de las subpruebas (cuatro en cada nivel), puede utilizarse para la selección de candidatos a puestos de trabajo o aspirantes a cursos de formación; existen muchos puestos de trabajo (no sólo los puramente administrativos) que exigen en cierto grado las variables implicadas en el BPA (sobre todo en el nivel 1). Por otra parte, cuando se eligen o proponen los asistentes a cursos de formación, normalmente son exigencias fundamentales la posesión de los conocimientos culturales comprendidos en la tríada «lectura-escritura-cálculo», y éstos están comprendidos en el BPA-1.

b) Administración: Para el desempeño de estas tareas se requieren conocimientos específicos de cada puesto, unas capacidades o aptitudes básicas (del tipo de las incluidas en el BPA-1), y unas habilidades prácticas específicas (del tipo de las exigidas por el BPA-2).

Las subpruebas de ambos niveles tienen tiempos cortos de aplicación y son de fácil comprensión por los sujetos; las tareas son simples, y las respuestas pueden ser recogidas en impresos especiales para un posterior tratamiento mecanizado de la corrección, puntuación y ponderación para diferentes aplicaciones prácticas.