Etiquetas

, , , , ,

Ricardo nació en Londres el 19 de diciembre de 1772, en el seno de una familia sefardí de origen portugués que emigró a Holanda e Inglaterra antes del acaecimiento de su nacimiento. Fue el tercero de diecisiete hijos. Se casó a los 21 años de edad con una mujer ‘humilde’ en el año 1793, fuera de la tradición judía, hecho que enfrió la relación con sus padres, fue un hombre de negocios destacado que consiguió amasar una importante fortuna a la edad de 41 años. Murió en la misma ciudad que le vio nacer el 11 de octubre de 1823.

david ricardo

David Ricado empezó a trabajar a la temprana cuando tan solo contaba con 14 años, trabajando gracias a su padre en el London Stock Exchange (LSE). Después de su boda, y tras distintas tiranteces con su progenitor, decidió establecerse por su cuenta, convirtiéndose en un hombre de negocios muy exitoso en el ámbito de la negociación de valores públicos, consiguiendo para el año 1815 una gran fortuna, convirtiéndose en un popular terrateniente.

En ese mismo año fue elegido miembro del Consejo británico, cargo que ostentó hasta su muerte. Su interés por la política y la economía, y la posibilidades económicas, le permitieron poder dedicarse a los trabajos intelectuales desde muy joven.

Sus primeros análisis datan del año 1809, cuando tras leer a Adam Smith, enviaba notas a la prensa con opiniones económicas firmadas con el pseudónimo de “R”, destacando con diferencia sus artículos, especialmente los que escribió sobre la devaluación de la moneda británica.  A diferencia de Adam Smith, en cuyos trabajos se apoyó, Ricardo se preocupó sólo en segunda instancia  en averiguar las causas del crecimiento o, si se prefiere el origen de “la riqueza de las naciones“. Aunque también se podría decir que sus preocupaciones en torno al crecimiento lo llevaron a interesarse en primer lugar en los factores que explican la distribución de la renta.

David Ricado empezó a trabajar a la temprana cuando tan solo contaba con 14 años, trabajando gracias a su padre en el London Stock Exchange (LSE). Después de su boda, y tras distintas tiranteces con su progenitor, decidió establecerse por su cuenta, convirtiéndose en un hombre de negocios muy exitoso en el ámbito de la negociación de valores públicos, consiguiendo para el año 1815 una gran fortuna, convirtiéndose en un popular terrateniente.

Su formación económica fue autodidacta y tardía, y se debió a la lectura de la obra fundamental de Adam Smith, La riqueza de las naciones. A partir de ella desarrolló su propio pensamiento, centrado inicialmente en cuestiones monetarias; en ese terreno no fue muy original, defendiendo la teoría cuantitativista que vinculaba la inflación monetaria con la abundancia de dinero, y postulando, por tanto, la vuelta del Banco de Inglaterra al patrón oro.

La obra de Ricardo destaca por su razonamiento abstracto, simplificando la realidad hasta definir un modelo teórico que dé cuenta del funcionamiento esencial del sistema económico; se le considera, por ello, el padre de la teoría económica y el primer economista profesional.

Fue un ardiente liberal, partidario de políticas económicas que impulsaran el crecimiento económico a base de garantizar a los capitalistas altos márgenes de beneficio, de manera que vino a teorizar el proceso de la revolución industrial británica. Razonó sobre la base de suponer que los salarios no podían -ni debían- elevarse sobre el nivel de la mera subsistencia; y criticó hasta la saciedad a los terratenientes, describiendo la renta de la tierra como un ingreso parasitario que no contribuía a la producción, pero que frenaba el crecimiento. Por la ley de los rendimientos decrecientes, creía inevitable un proceso de elevación de las rentas de la tierra y de los salarios de los trabajadores, que iría reduciendo los márgenes de ganancia hasta provocar el fin del crecimiento capitalista (el estado estacionario).

Con su teoría de la ventaja comparativa argumentó de manera convincente en favor del librecambismo; y propugnó la abolición de las Leyes de Granos británicas, mecanismo proteccionista que contribuía a enriquecer a los terratenientes (que dominaban el Parlamento y la vida política) en detrimento de los verdaderos creadores de riqueza, que eran los empresarios capitalistas. Ricardo fue, por tanto, un portavoz cualificado de los intereses empresariales surgidos al calor de la «revolución industrial»; y así se explica su influencia sobre el resto de la escuela clásica (hasta John Stuart Mill) y sobre el pensamiento económico ortodoxo del mundo capitalista hasta el siglo XX (actualizado por revisiones como la de Alfred Marshall).

Sin embargo, también había en sus escritos elementos que permitieron interpretaciones de tipo socialista, y de hecho el pensamiento económico de Marx consistió en desarrollar las ideas de Ricardo hasta sus últimas consecuencias: por ejemplo, Ricardo había asentado definitivamente la teoría del valor-trabajo, según la cual sólo el trabajo produce valor, de donde Marx extrajo la conclusión de que los capitalistas explotan a sus trabajadores porque detraen una parte del producto de su trabajo –la plusvalía– para apropiárselo como beneficios; también aprovechó Marx la idea ricardiana del estado estacionario para profetizar un derrumbamiento inevitable del sistema capitalista, agotado por sus propias contradicciones.

Sus principales aportaciones y contribuciones a la economía fueran de manera resumida las siguientes:

  • La teoría del valor y de la distribución de los recursos, y el efecto que su abundancia o carestía proporciona a las diferencias de precios. Abogando por una libre circulación de los bienes y mercancias, y siendo partidario de eliminar las importantes trabas existentes al comercio internacional
  • La Ley de los rendimientos marginales decrecientes, en la que el rendimiento marginal baja con la utilización de cada vez más insumos, por ejemplo, maquinaria y fuerza laboral, a un recurso fijo, por ejemplo, tierra
  • La teoría de la renta, en la que realiza un análisis sobre las diferencias de renta existentes entre los terratenientes (capital) y los trabajadores (fuerza laboral). Siendo admirado por  Karl Marx, convirtiéndose en el punto de arranque de sus obras al respecto
  • Ventajas comparativas o costes comparativos en el ámbito del comercio exterior
  • Los impuestos
  • El paro tecnológico 

Sus principales obras son las siguientes:

  • The High Price of Bullion, A Proof of the Depreciation of Bank Notes, 1810.

  • Observations on some Passages in a Article in the Edinburgh Review, on the Depreciation of the Paper Currency, 1811.

  • Reply to Mr. Bosanquet’s Practical Observation on the Report of the Bullion Committee, 1811.

  • An Essay on the Influence of a Low Price of Corn on the Profits of Stock showing the inexpediency of Restrictions on Importation; with remarks on Mr Malthus’ two last Publications” 1815

  • Proposals for an Economical and Secure Currency, with Observations on the profits of the Bank of England, as they regard the Public and the Proprietors of Bank Stock, 1816.

  • On the Principles of Political Economy and Taxation , 1817.

  • Notes on Malthus’ Principles of Political Economy, 1820 (publ. 1928).

  • “Funding System”, 1820, Encyclopedia Britannica

  • On Protection in Agriculture, 1822.

  • Mr Ricardo’s Speech on Mr Western’s Motion, for a Committee to consider the Effects produced by the Resumption of Cash payments, 1822.

  • Plan for the Establishment of a National Bank, 1824.

  • The Works of David Ricardo, Esq., M.P. With a Notice of the Live and Writings of the Author, 1846, editado por J.R. McCulloch