Etiquetas

, , , , , , , , ,

La actual crisis que vive Europa no deja indiferente a nadie. Después de semanas y meses de recortes y recortes de los Gobiernos, sobre todo de los denominadas PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) y de las recomendaciones de políticas austeras llegadas desde la UE, el Banco Mundial y el FMI, ahora resulta, que los genios que nos dirigen a todos nosotros dicen que se equivocaron con tantas medidas de austeridad. Que no se de cuenta de ello un quiosquero, un fontanero o cualquier persona de pie (con todos mis respetos hacia estas y todas la profesiones, eran solo dos ejemplos) vale, pero que no lo hagan ellos, que supuestamente son los más preparados… Entonces… ¿Por que? ¿Cuál es su propósito?

Convertir a Europa en otros dos bloques como ya los hay: países VIP y países low cost.

Los países VIP sería R.Unido, Alemania, el Benelux, Francia, Austria, Dinamarca y demás países escandinavos, donde se asienta la industria pesada e importante de Europa, y además el más alto conocimiento y capacidades innovativas. El resto de países, low cost, grandes centros de producción a coste bajo. En la actualidad ya lo son países como R.Checa o Polonia de Alemania, y ahora lo pretenden hacer con Italia, España, Portugal y Grecia, aprovechándo además la gran capacidad intelectual de las últimas generaciones de estos países: low cost de alto estanding.

Esto es así y han salvado a Irlanda, cada vez más recuperada de la crisis y con una prima de riesgo muy cercana a la española. Ante la subida de los precios del petróleo y de los costes de producción en China, que mejor manera que producir todo acá, en el viejo continente, ahorrando costes de transporte y tiempos de entrega. Sino, el porque de esta situación no se entiende, pues un mercado único como el europeo para poder competir con EE.UU. debe tener una capacidad de consumo similar, y ahora el consumo de media Europa está de capa caída.

El cierre de fábricas en estos países puede convertirse en aperturas o reaperturas en los próximos años, bajo el chantaje de “lo tomas o lo dejas”. La crisis además está golpeando al salario, cada vez más bajo entre los titulados y altamente cualificados, por lo que España se convertirá en un país de “knowledge-low cost” para el sector servicios y algunos nichos industriales, lo que India es para la informática a nivel mundial.