Etiquetas

, , ,

Cada vez que paseo por las calles de Madrid, al igual que sucede en todas la grandes ciudades, veo a mucha gente bien vestida y muy presentable, con traje, conjuntos, carpetas, maletines… No todos ellos se disponen a ir a trabajar o lo están haciendo en esos momentos, sino que existe una gran masa de gente que vaga por las calles de Madrid de entrevista en entrevista en busca del trabajo que necesita. En la situación que actualmente vivimos, con una alta tasa de para juvenil, muchos de ellos no tienen a penas recursos para acudir a sus entrevistas… ¿Cómo mejorar esto? Entrevistas online.

Todas las empresas sacan pecho de la introducción de las nuevas tecnologías, y se denominan “innovadoras“, pero realmente no lo son. Ante la situación delicada que la economía española sufre y más aun las familias de clase media y baja, se hace necesario dar un paso y facilitar las entrevistas de trabajo a quienes menos recursos tiene, así como facilitar la disponibilidad de cada uno.

En muchas ocasiones, por no decir la inmensa mayoría, la primer entrevista que un demandante de empleo realiza trata a cerca de sí mismo, su experiencia, sus estudios, sus aficiones… y las entrevistadoras simplemente leen el CV y en 5/10 minutos terminan la entrevista sin ninguna pregunta de calidad. El candidato se marcha con cara de incrédulo, 5 minutos de entrevista después de venir desde tan lejos (si así es el caso) y “X” euros gastados para esto. “Lo mismo me lo podrían haber echo por teléfono”, dicen amigos y conocidos que han tenido esta experiencia. Mi respuesta es la vídeo-entrevista.

Usando herramientas como Skype, que es la más generalizada, los jóvenes ahorrarían dinero y dinero en ir a las entrevistas, que son simplemente una criba con el departamento de recursos humanos. Además, gracias a los dispositivos móviles, se podrían concretar entrevistas en cualquier lugar con acceso a Internet.

Para posteriores entrevistas, en una segunda fase, sería requisito asistir personalmente, pero para comentar lo que dice un CV no hace falta. Por ello, el uso de tecnología que proporcione vídeo llamadas sería un paso en el sector. ¿Porqué aún no se hace? Pregúntele usted a alguien que esté trabajando en RR.HH. Para mí, llegan tarde, ya que sí usan este tipo de herramienta de manera interna (las empresas) para ahorrar costes de viajes.