Etiquetas

, , , , , , , , , ,

La crisis inmobiliaria tiene una nueva víctima. Los bancos acreedores han dejado caer a Reyal Urbis, que fue en su día uno de los grandes imperios del ladrillo, tras dos acuerdos de refinanciación que no han servido de mucho y años de negociaciones para digerir una deuda que asciende a 4.400 millones de euros. La empresa anunció este martes que presentará el concurso de acreedores, el segundo mayor registrado en España tras el protagonizado en 2008 por otro gigante del sector venido a menos, Martinsa-Fadesa.

La deuda total ascendía a finales de septiembre a 4.400 millones, de ellos 3.677 millones con los bancos. El Estado es el principal acreedor, con un agujero que ronda los 1.300 millones. La mayor parte corresponde al banco malo (Sareb), que ha asumido la deuda que las entidades financieras nacionalizadas, como Bankia, mantenían con la inmobiliaria. En total son unos 707 millones. Además, Reyal Urbis tiene cuentas pendientes con Hacienda (400 millones) y el Instituto de Crédito Oficial (215 millones). En cuanto a los acreedores privados, en la lista aparecen el Santander (ha provisionado buena parte de los créditos, los cuáles suman un total de 550 millones), el fondo Appaloosa (450 millones), el Royal Bank of Scotland (300 millones), el Popular (220 millones) y el BBVA (120 millones), entre otros.

Reyal Urbis ha asegurado que seguirá desarrollando su actividad con normalidad y ha manifestado su confianza en “encontrar una solución definitiva” que les permita superar esta situación de insolvencia. En un comunicado, la inmobiliaria ha explicado que el accionista de control de la inmobiliaria, Rafael Santamaría, seguirá en la presidencia del grupo.

Según la nota remitida a los medios de comunicación por la promotora inmobiliaria, a pesar de “constatar la buena voluntad de todas las partes negociadoras“, al final no ha sido posible llegar a un acuerdo.

Presentamos el concurso voluntario para garantizar la continuidad de la empresa y preservar los intereses de los clientes, proveedores, acreedores, accionistas y empleados de la compañía“, ha señalado el presidente del grupo.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha suspendido cautelarmente la cotización de la inmobiliaria que preside Rafael Santamaría, que se encuentra a la espera de llegar a un acuerdo con sus acreedores para evitar la que sería la segunda mayor insolvencia en España tras la de Martinsa Fadesa.

La CNMV indica que “concurren circunstancias que podrían afectar a la cotización del valor”, y no indica a que hora volverán a negociarse sus títulos.

Las acciones de Reyal Urbis lideraron las pérdidas de la bolsa española durante prácticamente toda la sesión de ayer, aunque al final de la jornada repuntaron un 7,8%, hasta 0,12 euros, y se anotaron la mayor subida del mercado al calor de un posible acuerdo con sus acreedores, con los que mantuvo una reunión.

Fuentes: ElPais, RTVE, Expansion

Anuncios