Etiquetas

, , , ,

Alemania no está preocupada por la reciente escalada del euro. Piensa que es síntoma de que la confianza está volviendo a la Eurozona, y así lo señaló hace apenas unos días. Hoy, la canciller Angela Merkel, ha insistido en la misma idea y ha defendido que un euro entre 1,30 y 1,40 dólares está en valores históricos “normales”.

La jefa del Gobierno alemán ha realizado estas declaraciones en su intervención en el acto de celebración del 50 aniversario de la creación del grupo de los llamados “Cinco Sabios“, los cinco profesores que asesoran al Ejecutivo alemán en materia económica.

Merkel ha asegurado “entender las preocupaciones y miedos en los países del sur de Europa“, que con “grandes esfuerzos” han reducido sus costes unitarios, al ver cómo en las últimas semanas el euro se aprecia sensiblemente frente al dólar estadounidense y el yen japonés.

“Descubren ahora que estos (esfuerzos) bajo ciertas condiciones se pueden derretir como la nieve al sol”, ha señalado Merkel, en relación a la pérdida competitiva que supone la apreciación del euro para el sector exterior de países como España, que pretenden acabar con su déficit comercial y acercar la recuperación económica exportando.

La canciller ha agregado, no obstante, que se “incluye dentro de la normalidad” histórica que el euro se mueva entre los 1,30 y los 1,40 dólares. Merkel ha advertido a este respecto que es una “señal importante” que el G20 abogase en su última reunión por no alterar políticamente los tipos de cambio, pero recalcó que “todos los participantes deben cumplir” esto, en una referencia velada a Japón.

El nuevo Ejecutivo nipón impulsó recientemente una polémica estrategia de reactivación del crecimiento que incluye una agresiva política económica expansiva, lo que ha depreciado notablemente al yen frente al resto de divisas de referencia.

Peligro de más despidos en España

¿Qué puede suponer esto para España? Más despidos. Con la moneda única tan fuerte, las devaluaciones del yen, la libra esterlina, la posibilidad que lo haga el dólar para contrarrestar las falta de fortaleza del yuan, ponen en máxima alerta a las empresas españolas, y más aún a los trabajadores. Si se puede obtener competitividad a través de los precios mediante la devaluación de la moneda, se hará por otra vía, la más probable la reducción del coste salarial. Dos vías: despidos o más por menos (mismas horas trabajadas por menos euros, o más horas trabajadas por los mismos euros).

Esto, junto con el poder que ha dado el Ejecutivo del PP (ahora en el Gobierno) a la patronal tras las nuevas reformas, facilita la posibilidad de aumentar la competitividad vía salarios. La solución: aumentar exportaciones para que aumente el empleo, pero no los salarios.