Etiquetas

, , , , , , , ,

Los chipriotas se han precipitado a los cajeros automáticos intentando a retirar sus ahorros de las cuentas corrientes ante el anuncio de que la fórmula acordada para intervenir el sector bancario del país por parte de la Unión Europea supone una quita encubierta en forma de impuesto. No es un corralito como el que se implantó en Argentina, pero lo han interpretado como una confiscación de sus bienes a partir del lunes.

Desde Bruselas, las instituciones comunitarias se esfuerzan por quitar importancia a la decisión, que debería servir para impedir el colapso del sistema financiero, aunque a la larga puede que los movimientos de pánico acaben teniendo un efecto similar. El presidente de Chipre, el conservador Nicos Anastasiades, ha anunciado que hoy domingo se dirigirá al país para explicar las razones por las que ha aceptado las exigencias europeas, a cambio de un rescate que en su opinión evitará el hundimiento incontrolado de los bancos del país.

La decisión tomada durante el último Eurogrupo de imponer pérdidas a los depósitos de los chipriotas ha producido un maremoto en todo el continente. La Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional) ha dictado un “impuesto” especial del 6,75% a todos los depósitos inferiores a 100.000 euros y de un 9,9% a las cuentas con fondos mayores a esa cantidad. Además, ha decretado un ‘corralito‘ en la isla, prohibiendo las transferencias, las retiradas masivas de dinero y cancelando la banca online, provocando el pánico de los chipriotas por miedo a perder sus ahorros. Esas condiciones se incluyen en el pacto de rescate chipriota para intentar levantar a un país en recesión desde 2011 y cuyo sector financiero se encuentra al borde del precipicio por haber perdido 4.500 millones de euros tras la quita de deuda privada en Grecia hace ahora un año.

Según el presidente chipriota Nicos Anastasiadis, la Troika tenía la decisión “tomada de antemano”. Ha emitido un comunicado este sábado explicando su postura: “Uno de los dos bancos en crisis hubiera cesado de operar el próximo martes 19 de marzo porque el Banco Central Europeo, siguiendo la decisión ya tomada, habría terminado sus provisiones de liquidez. El segundo banco suspendería su trabajo y tampoco podría evitar el colapso“, ha abundado. Según su postura, el Estado no sería capaz de garantizar los depósitos bancarios (eso supondría cerca del doble del PIB de la isla) y una reacción en cadena haría que el país saliese del euro.

Otro argumento ha sido el de reducir el gran tamaño del sistema bancario chipriota, con utilidades seis veces mayores al nivel de la economía nacional. Además, las pérdidas en los depósitos han sido muy buscadas sobre todo desde Alemania: según los medios germanos habría sido imposible aprobar el rescate chipriota en el Bundestag de otro modo porla percepción de que los contribuyentes alemanes rescatarían a los oligarcas rusos. Hasta un 30% de los depósitos de los bancos chipriotas provienen de Moscú y medios y políticos alemanes han cuestionado la limpieza de ese dinero.

Fuente: ElMundo, ABC