Etiquetas

, , , , , ,

El Gobierno de Chipre no ha logrado apoyo para sacar adelante el polémico rescate europeo, ni siquiera el de los consevadores que apoyan al Ejecutivo, por el rechazo frontal de los partidos a la quita a los ahorradores prevista en el plan de ayuda. Según las primeras informaciones de Bloomberg, el plan, que ha sido votado a mano alzada, ha sido recibido con 36 votos en contra y 19 abstenciones en un Parlamento en el que se sientan 56 diputados. “El proyecto ha sido rechazado”, ha anunciado el presidente de la Cámara, Yiannakis Omirou.

Para superar el bloqueo, el Gobierno había abogado en su última propuesta por excluir a los ahorros de menos de 20.000 euros del impuesto, pero ni por esas. Ante esta situación, el presidente Nikos Anastasiadis ya ha anunciado que seguirá con la intensa ronda de contactos que está llevando a cabo para intentar llegar a un acuerdo. Ni siquiera los diputados del partido que apoyan al Gobierno han votado a favor, y han preferido abstenerse. Un diputado se encontraba ausente del Parlamento.

El presidente del Gobierno, Nikos Anatasiadis, que está en continuo contacto vía telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la marcha de las negociaciones, había admitido que “el sentimiento” que tenía era que la Cámara iba a rechazar la ley que da vía libre al rescate. “El Parlamento no aprobará la quita”, había afirmado rotundo esta mañana Anatasiadis tras una ronda de reuniones de urgencia con las otras formaciones.

Durante el debate parlamentario de este martes, centenares de personas se han concentrado en el exterior del Parlamento chipriota para protestar contra el rescate y pedir a los políticos que rechacen el acuerdo alcanzado con la troika.

Además, las intervenciones en el debate previo estuvieron todas marcadas por un tono de dura crítica hacia las decisiones del Eurogrupo. Así, el presidente del Parlamento, Yannakis Omirú, habló de un “atraco a la propiedad privada, contra toda noción del Derecho”. Omirú afirmo que los socios europeos se han pronunciado a favor de que Chipre vuelva “a ser un país de soberanía limitada, un Estado neocolonialista“.

El presidente del Parlamento y miembro del partido socialdemócrata EDEK pidió respaldar al presidente, Nikos Anastasiadis, en “todo esfuerzo por renegociar la decisión”. Fue el propio Anastasiadis quien, en un comunicado publicado mientras se celebraba el debate, anunció su intención de “continuar luchando por que las decisiones del Eurogrupo se modifiquen”.

Al amplio rechazo parlamentario se había sumado el centrista DIKO, que respalda a Anastasiadis, y que en un principio había manifestado su intención de respaldar el proyecto de ley. Sin embargo, el fuerte rechazo popular y el revuelo político causado por este plan, acabó llevando al presidente de DIKO, Marios Karoyan, a sumarse al “no”.

“No permitiremos convertirnos en otra Grecia. No aceptamos ser los parias de Europa”, dijo Karoyan en un discurso cargado de emoción, que recoge EFE, para añadir que “frente a la Europa del chantaje nosotros insistimos en la Europa de la solidaridad”.

Fuente: ElPais y Eleconomista