Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

El paraíso terrenal del Ibex en 8.700 puntos y la prima de riesgo en el entorno de los 320 se ha desvanecido de una tacada. Chipre ha hecho que los inversores vuelvan a poner los pies en el suelo. El gigantesco despropósito perpetrado en la minúscula isla les ha devuelto a la realidad. Las decisiones ‘firmes’ de las cumbres extraordinarias pueden ser cosa de dos minutos y, en última instancia, es Alemania la que impone unilateralmente sus tesis. El resto de los países del club se ha convertido en poco menos que una comparsa.

ib

El índice de referencia de la Bolsa española ha concluido el trimestre con un balance bastante desolador. Es uno de los peores de entre los principales del Viejo Continente con un retroceso del 3,03%; solo el Mib italiano lo ha superado –por la parte negativa–, con un descenso del 5,74%. Mientras, las Bolsas de los países ajenos a la periferia del euro pueden presumir de subidas en el año. El Dax alemán suma un 2,40%, el Cac francés un 2,48% y el FTSE británico, un 8,71%.

El récord del Ibex desde el 22 de febrero de 2012, alcanzado el pasado 25 de enero en los 8.724,60 puntos, es ahora un espejismo. Desde ese cierre, ha caído un 9,2%, el jueves finalizó en los 7.920 puntos, tras sumar un escueto 0,25% en la sesión y caer un 4,92% semanal (el viernes no hay Bolsa en España). La mala noticia es que el fantasma de la desconfianza ha vuelto a aparecer. Y, llegados a este punto, será complicado exorcizarlo, ante la controversia desatada de cara a los futuros rescates de la banca: o externos (bail out), pagados con el talonario público y en fase de extinción, o internos (bail in), en los que los propios acreedores deben poner el dinero. Los países señalados son Malta con un sistema financiero de unas ocho veces el tamaño de su economía, y Luxemburgo, con una banca que representa más de 20 veces su Producto Interior Bruto (PIB). Eso sí, ni España era Grecia, ni Italia era Irlanda, ni Luxemburgo ni Malta son Chipre… Al menos, eso es lo que aseguran sus gobernantes… Eslovenia también suena como un país rescatable. El país tiene un sector bancario que acumula “activos tóxicos” por unos 7.000 millones de euros, el 20% de su PIB.

Las dudas de los últimos días han sido un torpedo en la línea de flotación de la deuda soberana de los países del arco mediterráneo. La rentabilidad del bono español a una década está en el 5,06%, cuando a finales de enero pagaba el 4,7%, niveles mínimos desde el mes de noviembre de 2010. La prima de riesgo está en los 377 puntos y el jueves tocó los 390. También en Italia –no es para menos ante el desgobierno del país y su potencial efecto dominó en el resto de los países del euro– la subida de la tensión en el mercado de renta fija soberana ha hecho saltar todas las alarmas. Las últimas subastas de deuda en el país han salido más mal que bien, y la prima de riesgo se sitúa en los 347 puntos básicos, cuando a finales de enero se colocó por debajo de los 250.

Fuente: CincoDias