Etiquetas

, , , , ,

La situación económica augura repuntes en los impagos de las pequeñas y medianas empresas y las hipotecas de particulares. Cuanto más dura la crisis, más se extiende la mora a sectores distintos del ladrillo.

Pocos banqueros están dispuestos a admitir, de cara al público, que están preocupados por la evolución de la calidad de sus carteras de préstamos a pymes e hipotecas a particulares. Sin embargo, esta preocupación, respaldada por los informes de varios analistas, sí existe en el sector. Si la economía no empieza a crecer, condición indispensable para que el empleo pueda iniciar a recuperarse, las pymes serán el próximo quebradero de cabeza de la banca.

Como ya ocurrió en pasado con el tema de los canjes de deuda de promotores por inmuebles y con las refinanciaciones de los créditos al ladrillo, la alarma sobre estos posibles focos de morosidad ha sonado antes y más fuerte entre los analistas extranjeros. El informe más reciente en alertar sobre las nuevas provisiones que podrían ser exigidas al sector por los impagos de empresas y familias por viviendas es de Fitch. Los analistas de la agencia de ráting avisan de que el nivel de saneamientos que los bancos tendrán que realizar este año se mantendrá elevado, debido al deterioro de estas dos carteras.

Actualmente, la ratio de morosidad de las pequeñas y medianas empresas, excluyendo las relacionadas con el ladrillo, está en el 12,16%. “Puede subir tranquilamente dos puntos más este año, dependiendo de cómo evolucione la economía. Y sí, claro, los bancos estamos en ello”, admiten desde una gran entidad española.

No vemos que la mora de las pymes no inmobiliarias pueda llegar al 20%, pero sí seguirá subiendo, todavía no hemos tocado techo”, coincide un alto directivo de un banco extranjero implantado en España. Este banquero va más allá, al reconocer que el grifo para estas compañías seguirá cerrado: “La banca no puede ser la solución a los problemas de financiación de las pymes. A los bancos nos piden desapalancamiento y control de riesgo, ¿cómo vamos a dar más crédito a las pymes”, pregunta retóricamente.

También en BBVA reconocen que “la mora de estas empresas aumentará”. Sin embargo, el banco que preside Francisco González asegura que, en su caso, el problema “está acotado” porque la exposición a pymes es relativamente pequeña en su cartera y además “la subida de los impagos ya está presupuestada”. En otros bancos también insisten en lo que ya se hecho para prevenir: “Aquí no tenemos particular preocupación con este tema. En los últimos años hemos sido extremadamente rigurosos con la concesión de préstamos y no esperamos sorpresas”, aseguran desde una de las principales entidades del país.

Fuente: Expansión

Anuncios