Etiquetas

, , ,

Las autoridades europeas negocian fijar un umbral de entre 50.000 y 70.000 millones de euros para futuras recapitalizaciones directas de la banca europea a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Fuentes comunitarias aseguran que prácticamente existe consenso en que el tope se establezca en los 60.000 millones de euros.

Se trata de un umbral que no es “estático”, dado que podrá ser elevado en función de una cláusula de revisión.

Estas negociaciones se producen en el marco de los contactos previos a la reunión del Eurogrupo del próximo día 20 de junio que están manteniendo los técnicos.

Las fuentes explicaron que el umbral no es uno de los aspectos más controvertidos del debate -el cual sigue siendo la cuestión de la retroactividad- y de momento no hay presiones para elevarlo.

En los cuatro rescates completos y el bancario de España se han utilizado en todas las ocasiones montos por debajo de este umbral, pero con la concesión de un rescate importante se podría agotar rápidamente la dotación para la recapitalización directa del MEDE.

En el caso más reciente de Chipre, de los 10.000 millones de euros de ayuda internacional 2.500 millones irán a la reestructuración de la banca, mientras que en el de Portugal se trata de 12.000 millones, en el de Irlanda de 35.000 millones y en el de Grecia de 48.000 millones.

En España, se han utilizado 41.000 millones, de acuerdo con los datos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el MEDE.

En total el MEDE, el fondo de rescate permanente, tiene una capacidad de préstamo de 500.000 millones de euros.

Para no crear un pozo sin fondo, la eurozona ha establecido ya otras condiciones para que un Estado pueda solicitar la recapitalización directa del MEDE.

En el Eurogrupo informal del 13 de abril en Dublín se acordó que los países de la eurozona tendrán que recapitalizar su banca con problemas hasta situar su ratio de capital al mínimo de solvencia antes de recurrir al fondo europeo de rescate.

El umbral de capital mínimo de solvencia para los bancos es del 4,5%, y si tras una prueba de resistencia se quedan por debajo del porcentaje requerido, el Estado miembro (y los acreedores en su caso) tendrá que poner lo que falte antes de recurrir al MEDE.

El objetivo de la eurozona es llegar a un acuerdo definitivo sobre los diferentes elementos de la recapitalización directa en su reunión del próximo día 20 en Luxemburgo, pero dado que forma parte de un proyecto más amplio que es la unión bancaria -que es objeto de un debate político constante-, podría haber retrasos.

Fuente: CincoDias