Etiquetas

, , , , , ,

Un producto derivado es aquel cuyo valor se deriva del precio un activo (acción, bono, divisa, mercadería…), previamente definido, denominado activo subyacente, pero que, al tratarse de compromisos de intercambios en una fecha futura, en una inversión no es preciso el pago del principal.

El producto derivado más básico es el Forward o contrato a plazo que se puede definir como un acuerdo bilateral de intercambio de un determinado activo, a un precio y por un importe que se establecen en el momento de formalización del contrato, pero que tendrá lugar en un momento diferido en el tiempo, más allá de los plazos establecidos en la negociación del contado para dicho activo, y denominada fecha de vencimiento.

Otro de los productos estrella es el contrato de futuro, el cual es un contrato a plazo negociado en un mercado organizado, por el que las partes acuerdan la compraventa de un valor (activo subyacente) en una fecha futura predeterminada (fecha de liquidación) a un precio fijado de antemano (precio del futuro). Luego, por tanto, se trata de contratos a plazo cuyo subyacente son instrumentos de naturaleza financiera (acciones, tipos de cambio, índices bursátiles…) o commodities (mercancía como productos agrícolas o materias primas).

La diferencia entre ambos tipos de contrato (Forward y contrato de futuro) está en el que sobre el primero las partes fijan los términos del acuerdo conforme a sus necesidad, mientras que en el contrato de futuros las condiciones están estandarizadas.

La posición respecto al contrato de futuro puede ser larga (compra de futuros) o corta (venta de futuros). Los contratos de futuros, al igual que otros instrumentos financieros negociables, se pueden comprar y vender en los mercados secundarios sin esperar a su vencimiento. Luego para cerrar la posición en un contrato de futuro antes de su vencimiento, se realiza la operación de signo contrario.