Etiquetas

, , , ,

El departamento de justicia estadounidense ha presentado una demanda legal con la que busca paralizar la fusión entre American Airlines (AMR) y US Airways por considerar que la operación “reduciría sustancialmente la competencia en el transporte aéreo” y que supondría un perjuicio contra la competencia en el país y a unos precios más altos para los consumidores.

La demanda contó con el respaldo de los fiscales generales de seis estados, entre ellos los de Texas y Arizona, sede de ambas aerolíneas. El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, declaró ayer que “el transporte aéreo es vital para millones de consumidores estadounidenses que vuelan con regularidad tanto por negocios como por placer” y recordó que ambas aerolíneas compiten directamente en más de mil rutas.

American Airlines y US Airways anunciaron la operación el pasado mes de febrero. Una integración que suponía la creación de la mayor aerolínea del mundo, que contaría con una capitalización de unos 11.000 millones de dólares (unos 8.300 millones de euros), una plantilla de unos 94.000 empleados, 950 aviones y 6.500 vuelos diarios. La operación suponía una medida de calado, el abandono de US Airways de la alianza de aerolíneas Star Alliance, para integrarse en OneWorld, liderada por IAG.

La fusión de ambas compañías suponía la salida de American Airlines de la quiebra, proceso en el que entró en noviembre de 2011, y suponía un paso más dentro del proceso de consolidación del sector del transporte aéreo en Estados Unidos, después de las integraciones de Delta con Northwest y de United y Continental.

El anuncio castigó la cotización de AMR, matriz de American Airlines, en Wall Street, cuyos títulos llegaron a desplomarse un 45%, aunque en lo que va de año sus títulos acumulan una revalorización del 298%. Por su parte, las acciones de US Airways cedieron un 8,6%.

Fuente: CincoDias