Etiquetas

, , ,

El decepcionante comienzo de año no auguraba nada bueno para el sector turístico. En enero y febrero, con el mercado nacional en caída libre ante la combinación de más impuestos, más desempleo y menos renta disponible, la llegada de visitantes extranjeros cayó y puso en alerta a los empresarios del sector, asustados por las malas previsiones que manejaba Aena sobre las reservas de vuelos y pasajeros de cara a la temporada alta.

turismo españa

Todo eso ha cambiado en apenas cuatro meses, con un inicio de temporada alta (de julio a septiembre) que anticipa un récord de ocupación e ingresos para el verano. En este cambio han desempeñado un papel fundamental la fortaleza de nuestros tres grandes mercados emisores de visitantes (Reino Unido, Alemania y Francia), que concentran el 55% del turismo. Reino Unido y Alemania parecen haber esquivado definitivamente los números rojos, con crecimientos intertrimestrales del PIB del 0,6% y del 0,7% entre abril y junio, respectivamente, y Francia dejó la recesión en esa fecha tras encadenar dos trimestres de caída.

Los primeros datos que manejan los empresarios, a los que ha tenido acceso CincoDías, muestran unos niveles de ocupación inéditos desde el inicio de la crisis, con un porcentaje que supera el 80% para el cierre de agosto en cinco de las seis grandes comunidades turísticas (Cataluña, Canarias, Baleares, Andalucía y Comunidad Valenciana). Si esa tendencia se consolida en septiembre, el verano podría cerrarse con más de 22 millones de turistas extranjeros y un gasto por encima de los 23.000 millones. En ambos casos se trata de los niveles más altos de la serie histórica.

A la fortaleza de los mercados tradicionales se ha unido la pujanza de otros emergentes como Rusia o Países Nórdicos. Especialmente significativo es el caso del mercado ruso, que ya creció un 30% en 2012 y que este año puede volver a crecer en un porcentaje similar. Además de la Costa Dorada (Cataluña), destino tradicional de los visitantes rusos, otros enclaves, como la Costa Blanca (Alicante), están viéndose beneficiados del boom ruso. Este ya es el segundo mercado más importante de esa zona, muy cerca ya del británico, y ha propiciado un nivel de ocupación récord del 90% en julio.

Egipto y temporada baja en Canarias

Al igual que sucedió a principios de 2011, con el inicio de las denominadas primaveras árabes, el recrudecimiento de los conflictos en Egipto va a tener un impacto positivo en los flujos turísticos a España. Egipto recibe más de dos millones de turistas rusos al año (antes de 2011 recibía más de tres), de los que un gran porcentaje se concentra en temporada baja. El golpe de estado de los militares y los enfrentamientos entre el ejército y los Hermanos Musulmanes

han dejado cientos de muertos y han provocado un alud de cancelaciones de turistas rusos. Los últimos datos de la Asociación de Touroperadores de Rusia apuntan a que hay en la actualidad más de 50.000 ciudadanos de esa nacionalidad pasando sus vacaciones allí y que prevén que se anulen en torno a 50.000 reservas previstas para finales de agosto y principios de septiembre. Con todos esos factores, El Ejecutivo y los empresarios españoles han ido mejorando paulatinamente sus previsiones e incluso ya algunos valoran la posibilidad de que se supere el máximo de la serie histórica, logrado en 2007, cuando entraron 58,7 millones de turistas.

Los primeros datos que corroboren esas previsiones se conocerán esta semana. El Ministerio de Industria, Turismo y Energía dará a conocer el jueves la entrada de visitantes extranjeros en julio y el Instituto Nacional de Estadística ofrecerá un desglose de la ocupación hotelera durante ese mes. Ambas prometen ser muy positivas, gracias a un tirón del turismo extranjero que está compensando la extrema debilidad del turismo interno y rural, lastrado por la excesiva dependencia del visitante nacional. Buena prueba de ello son los datos que maneja la industria hotelera de lugares tan dispares como Zaragoza con una ocupación inferior al 40% para julio o agosto, o Madrid, por debajo del 60% en julio y del 40% para agosto.

Fuente: CincoDias