Etiquetas

, , ,

Cotizar en bolsa es una decisión estratégica para las compañías. Aumentar la notoriedad, proporcionar liquidez a los accionistas, obtener financiación o una valoración objetiva de la empresa suelen ser las principales razones para acudir al mercado. La Bolsa ofrece un acceso óptimo a la comunidad inversora tanto nacional como internacional.

El acceso al mercado bursátil precisa del cumplimiento de unos requisitos previos y de una posterior elección del procedimiento que mejor se ajuste a las necesidades y objetivos de la empresa. El proceso de admisión es más sencillo de lo que a menudo se piensa, tanto por la facilidad de cumplir los requisitos como por la tramitación que requiere.

1. Requisitos Previos:

La Bolsa exige el cumplimiento de unos requisitos mínimos, que en síntesis son los siguientes:

    • La entidad deberá tener un capital mínimo de 1.202.025 euros . A efectos de la determinación de este mínimo, no se tendrá en cuenta la parte de capital correspondiente a accionistas cada uno de los cuales posea, directa o indirectamente, una participación mínima en el mismo igual o superior al 25%.
    • Otro de los requisitos es la obtención de beneficios en los dos últimos ejercicios o, en tres no consecutivos en un periodo de cinco, suficientes para poder repartir un dividendo de al menos el 6% del capital desembolsado, una vez hecha la previsión para el impuesto de sociedades y dotadas las reservas legales u obligatorias correspondientes

El cumplimiento de esta condición no se encuentra en el hecho de haber distribuido realmente dividendos en estos periodos, sino en la posibilidad de obtención de beneficios susceptibles de poderlos pagar.

De acuerdo con la Orden Ministerial de 19 de junio de 1997 (BOE 21.6.97) modificada por la de 22 de diciembre de 1999 (BOE 30.12.99) , la C.N.M.V. podrá exceptuar la concurrencia de la obtención de beneficios en determinadas circunstancias.

  • Deben existir, al final de la colocación, al menos 100 accionistas cuya participación individual sea inferior al 25%.

2. El proceso de colocación

La fase de venta o colocación, propiamente dicha, de las acciones en el mercado es, sin lugar a dudas, la más importante antes de la aparición de la empresa en la lista de negociación. El asesoramiento y participación de alguna Sociedad o Agencia de Valores y Bolsa y, según el tamaño, de entidades financieras con amplias redes de oficinas, será esencial en esta fase. La colocación de acciones viejas, es la vía mas adecuada para aquellas empresas que cuenten con autocartera o deseen la desinversión de parte de los accionistas

Si la pretensión es inyectar recursos propios vía ampliación de capital, la opción será colocar acciones nuevas, renunciando los accionistas al derecho preferente de suscripción. Normalmente se realiza una oferta pública de suscripción. Es decir, se venden los derechos de suscripción y los inversores suscriben inmediatamente la ampliación aportando, por lo general, la prima correspondiente.

Si la finalidad perseguida consiste en una captación masiva de fondos junto a una atomización del accionariado, la colocación debe ser pública. Este objetivo de diversificación puede resultar reforzado por las normas de prorrateo, en el caso de producirse una sobredemanda de los títulos, de modo que se propicie la entrada de accionistas minoritarios, de carácter esencialmente estable y que tenderán a coincidir con la dirección de la empresa, en la medida que obtengan un rendimiento razonable.

3. La admisión a negociación

El procedimiento a seguir para la admisión a negociación de las acciones consiste, principalmente, en la presentación, ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Bolsa, de los documentos de naturaleza jurídica y económica que permitan comprobar la regularidad jurídica y la situación financiera de la sociedad.

Entre estos documentos destaca el Folleto informativo, que contiene información de la sociedad, los valores cuya admisión se solicita e información económico-financiera suficiente para poder formular un juicio fundado sobre la inversión propuesta. Su difusión tendrá carácter gratuito. Para la preparación del expediente de admisión, la Bolsa cuenta con un departamento de Atención a Empresas, donde de forma gratuita, un grupo de expertos profesionales le asesorarán e incluso colaborarán tramitándolo ante el resto de las instituciones implicadas. Es conveniente que las actuaciones a seguir se solapen en el tiempo con el período de colocación, con objeto de facilitar la inmediata liquidez de las acciones, una vez concluido éste.

4. Obligaciones de la cotización en Bolsa

4.1. Suministro de información

La cotización en Bolsa obliga al suministro de información periódica por parte de la empresa. El espíritu de esta obligación es dotar al mercado de suficiente información para que la formación de precio en cada instante sea correcta y, por tanto, no se produzcan imperfecciones derivadas de una falta de transparencia informativa.

El detalle de toda la información periódica y puntual que deben presentar las empresas cotizadas se puede consultar en la web de la CNMV (www.cnmv.es)

4.2. Costes

Los costes derivados de la cotización en Bolsa de una empresa son bastante variables. En particular, influyen de manera decisiva los gastos en publicidad, que pueden oscilar desde el simple cumplimiento de la obligación legal de la publicación de anuncios en el BORME, a los despliegues publicitarios en distintos medios de comunicación a los que hemos asistido en distintas ocasiones recientemente.

En todo caso, los gastos de una operación de “salida” son el agregado de distintos conceptos que, básicamente, se pueden resumir en:

  • Comisión de dirección, comisión de aseguramiento y comisión de colocación. En conjunto son las de mayor importe.
  • Gastos de publicidad: Se encuentran ejemplos desde un 1 % a un 20 % de las comisiones totales. Por término medio, pueden estimarse en torno a un 10 o 15% del total de gastos de la salida.
  • Tarifas de Bolsa 
  • Tarifas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y de Iberclear (Depositario Central de Valores de España: Todas ellas en conjunto suponen un porcentaje muy bajo dentro de los costes de admisión a cotización