Etiquetas

,

El marxismo es el reconocimiento de las relaciones de dominación de capitalistas sobre obreros asalariados desde el punto de vista de los dominados. Se trata de un reconocimiento, una toma de conciencia de una situación dada, que se percibe, es decir que aparece a la conciencia de los que la reconocen en su práctica social diaria, en su interacción social.

Dicho reconocimiento o percepción de la realidad se da en forma de manifestaciones de dominación de los propietarios de los medios de producción, sobre los desposeídos; de modo que estos perciben, de uno u otro modo, que la capacidad productiva de la sociedad no está al servicio de la sociedad entera, ó lo que es lo mismo; que de un modo u otro, los propietarios de los medios de producción, utilizan su poder sobre estos medios para dominarlos socialmente, para mantenerlos en la escasez, independientemente de las posibilidades productivas de los medios de producción.

Se trata de un reconocimiento que sólo es posible desde el punto de vista de los dominados, que son los únicos que pueden percibir su situación de dominados, y por tanto reconocerse como dominados, por lo que “ser marxista” es reconocerse como dominado en una estructura social dada, de una determinada relación de dominación (capital-trabajo asalariado, imperialismo-países pobres), cuya irreductibilidad a otros tipos de dominación (hombres sobre mujeres, blancos sobre
negros, etc.) da continuidad a dicho reconocimiento en sus cambios de forma (así, por ejemplo, la dominación de países ricos sobre pobres tiene una continuidad respecto a la de capitalistas sobre obreros asalariados, pero no la tiene, en principio, con respecto a la dominación de hombres sobre mujeres).

Se trata de una situación que en principio sólo se reconoce subjetivamente, de forma instintiva, ó si se quiere intuitiva; siendo la característica definitoria del marxismo, el hecho de que pasa del reconocimiento subjetivo, de la percepción de
estar dominado, al conocimiento objetivo de dicha relación de dominación. En otras palabras: el marxismo es el proceso que va del reconocimiento subjetivo de las relaciones de dominación capital-trabajo asalariado, de su certeza “moral”, al conocimiento objetivo de dicha relación de dominación, como un objeto existente independientemente de la conciencia, de la subjetividad.

Una teoría del valor trabajo basada en el modelo abierto de Leontief

En el modelo abierto hay dos tipos de insumos: los que también son productos del sector industrial (bienes intermedios) y los que no son producidos dentro del sistema (insumos primarios). Como los demás modelos económicos (p.ej. de Ricardo y Marx) que contienen al trabajo como único insumo primario, el modelo de Leontief contiene implícita una teoría del valor trabajo.

El modelo abierto de Leontief contiene implícita una teoría del valor trabajo, por cuanto un conjunto de precios proporcional a los coeficientes de necesidades totales de trabajo constituye un conjunto de precios de equilibrio para todas las demandas finales.

En este contexto, conjunto de precios de equilibrio será entendido como un conjunto tal que, si el salario permite al trabajo adquirir exactamente el producto neto de la economía, los beneficios resultarán nulos en todas las industrias. Marx proporcionó en el volumen I de Capital dos definiciones de valor que están vinculadas con esta aserción. Por un lado, afirmó que (i) “Todo esto nos muestra, habiéndose invertido fuerza de trabajo en la producción de los bienes, que el trabajo humano está incorporado en ellos. Cuando son contemplados como cristales de esta sustancia social, común a todos ellos, no son más que – Valores”.

Por otra parte, en la que parece una idéntica definición, afirmó que (ii) “ahora vemos que lo que determina el valor de cualquier artículo es la cantidad de trabajo socialmente necesaria, ó el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirlo.”

Estas dos definiciones son duales, aunque Marx las consideró como sinónimas. Son, empero, distintas visiones del valor, y su equivalencia requiere una demostración.

Dem. Sea p un vector de precios proporcional al vector de requerimientos totales de trabajo (ó valores en la terminología clásica). Luego p=ka0 para una constante k arbitraria. Sea un vector de demanda final arbitrario c, por consiguiente el valor de la demanda final resultará igual a pc. Si L es la cantidad total de trabajo empleado en producir este conjunto de bienes, L=a0c. Pero si el salario w es tal que los trabajadores pueden comprar exactamente ese conjunto de bienes, debe verificarse que wL=wa0c=pc=ka0c y por consiguiente w=k. 

El beneficio unitario de la industria j, πj vendrá dado por

πj= pj – Σi piaij – wa0j.

Por consiguiente, el vector de beneficios de todas las industrias π es:

π=p(I – A) –ka0.

Pero p=ka0=ka0A*=ka0 (I – A)-1 de modo que

π=ka0(I – A)-1(I-A) –ka0 = 0.

Luego el beneficio es nulo en todas las industrias, en forma independiente de c, que desapareció al principio del análisis, con lo que queda demostrado el enunciado.