Etiquetas

, , , , , ,

Con tantos problemas de corrupción habidos en España, uno se plantea maneras de que se malverse menos dinero o casi la totalidad de ellos. Gracias a las grandes transacciones bancarias que tienen como intermediarios bancos europeos y a destinatarios a los bancos en los paraísos fiscales, la cabeza trata de solucionar este rompecabezas. Y sale una solución: la eliminación del dinero en forma de billetes y monedas.

A través de la eliminación del dinero, ya no habrá corrupción. Todas las transacciones quedarían debidamente anotadas y archivadas en las bases de datos. La única manera de poder volver a la corrupción pasa por la ayuda del sistema financiero y del sistema bancario español, que le dieses facilidades a los corruptos de poder realizar transacciones sin posibilidad de poder verificar de donde proviene tales cantidades o que los propios bancos tuvieses una “Contabilidad B“. Con ello se pondría a prueba a los directores y gestores bancarios de su calidad humana y de sus valores. Aunque siempre puede aparecer un Edward Snowden español y que tanto bancos como corruptos digan que miente.

¿Es una utopía la eliminación del dinero? A día de hoy. En primer lugar porque quienes han de tomar la decisión de dicha eliminación son los propios corruptos, que no los únicos, pero si quienes mayor cantidad de euros roban. Y si a ellos una ley le perjudican, pues no la aprueban. En segundo lugar porque pertenecemos a la Unión Monetaria, compartimos moneda única y unas leyes financieras y monetarias comunes. Habría que saber que resquicio legal habría para tal eliminación, pues los precios, salarios.. todo seguiría rigiéndose mediante euros.

Además de la corrupción, se acabaría con el fraude y con la economía sumergida habida en este país, aunque probablemente muchas familias no tendrían ingresos suficientes, pero sería el sistema más equitativo para todos y el mas justo.

Es difícil que pueda darse pero hay señales que invitan a pensar que el dinero desaparecerá algún día en detrimento de los chips. Un ejemplo caro es Japón, donde se puede pagar desde hace años con el móvil. El otro ejemplo más en línea con lo aquí planteado es el caso de Suecia. Los suecos ya han avanzado en este camino, y por ejemplo en la ciudad capital, Estocolmo, ya no se paga el transporte público en efectivo para evitar asaltos en los autobuses. “No hay razones prácticas claras, hasta donde puedo ver, para seguir utilizando billetes y monedas”, publicó en su blog un firme defensor de la eliminación del dinero Bjorn Ulvaeus, quien fuera cantante del grupo más existoso en la historia de Suecia, Abba.

La campaña en favor de suprimir el uso de billetes y monedas contempla aprovechar el desarrollo de medios digitales de pago como tarjetas de débito o crédito y transacciones por internet o a través de teléfonos móviles. “Si en el largo plazo abandonamos el circulante en su totalidad, no habrá más robos, porque no tendrá sentido asaltar un banco que no tiene un peso que llevarse”, dijo Marie Look, portavoz del sindicato de trabajadores bancarios, citado por la BBC.

De acuerdo con informaciones publicadas por la prensa en internet, en Suecia “las monedas y los billetes ya sólo representan 3% del dinero en circulación, en contraste con 9% de promedio de la eurozona y 7% de Estados Unidos”. Vistas estas cifras, se hace pensar que se puede vivir sin billetes y monedas, ¿no?