Etiquetas

, , ,

La responsabilidad social corporativa (RSC) es un término que, aplicado al ámbito empresarial, trata de una responsabilidad de carácter ético, entendida como la gestión responsable de las organizaciones empresariales. Abarca aquellas responsabilidades que la empresa asume ante la sociedad o ante sus grupos de interés («stakeholders», en inglés), porque lo exige la ley, porque forman parte de su función, o porque la organización lo asume voluntariamente.rsc
A partir del Código de Buen Gobierno, cada empresa desarrolla sus respectivos programas de responsabilidad social. Desde un punto de vista práctico, entre los diferentes aspectos que suele abarcar la responsabilidad social de las empresas destacan los siguientes: los factores económicos y financieros de la actividad de la propia corporación; la responsabilidad hacia el medio ambiente (en el caso de la banca, las implicaciones sociales y medioambientales derivadas de su política de financiación, por ejemplo); la satisfacción de los clientes (préstamos solidarios); la creación de valor por los accionistas (iniciativas que fomentan la participación de estos, más allá de la legislación de cada momento); las necesidades y aspiraciones de los empleados (formación continua, direccionamiento del talento); la relación con proveedores y colaboradores; o los efectos sobre las comunidades y los entornos en los que la empresa está presente.

La RSC en los medios de comunicación: el “jabón” de las empresas para limpiar su imagen

Normalmente, las empresas al igual que los humanos en general, tendemos a realzar las buenas acciones cuando se realizan bastantes malas, para tratar de compensar lo bueno por lo malo. En el mundo hay partidarios de dos versiones del ser humano: (1) que es bueno por naturaleza, o (2) que es malo por naturaleza.

Las empresas, a pesar de ser “entes” intangibles, están compuestas por personas, y son éstas mismas las que deciden y ejecuten las acciones que se realizan en nombre de la empresa a la cuál se trabaja. Si el ser humano fuera bueno por naturaleza, no se tendría que realzar lo bueno que hace, ya que se supone que tiende a hacer el bien, por lo que se podría en conocimiento de los demás las malas acciones que realiza. Por el contrario, si el ser humano es malo por naturaleza, cada obra buena que realice se “vende” a todos, para compensar todo lo malo que hace y que ya sabemos, pero así se hace ver a los demás que no es tan malo como se piensa. Extrapolando el comportamiento humano al de las empresas (totalmente realizable al estar las empresas compuestas y dirigidas por personas), las empresas actúan de mala fe, se mueven por instinto, tratando de sobrevivir a toda costa y haciendo todo lo posible por maximizar sus beneficios y minimizar sus riesgos, como un cazador de la prehistoria.

¿Por qué si las empresas son buenas, actúan con buena fe nos lo tienen que recordar? ¿Por qué recordarnos que salvan bosques, que no vierten vertidos a su agua, que no emplean a niños o explotan a sus trabajadores, que son familiarmente responsables? ¿Por qué ver en televisión un anuncio de una entidad financiera que deja a miles de personas en la calle y sin dinero, pero que da trabajo a 100 personas con minusvalías físicas o mentales? Simplemente para lavar su imagen, ni más ni menos. No se necesita sacar pecho de lo bueno que se hace, pues eso conlleva a un comportamiento narcisista sino se necesita tapar “mierdas” que se han hecho públicas. Está bien tener RSC y que se actúe de buena fe, como tiene que ser, pero no se necesita exponerlo a todo el mundo. Si uno de nosotros, sale a la calle y empieza a decir lo bueno, alto, guapo y fuerte que es… ¿que pensaría el resto sobre él o ella? Esa es la respuesta que se piensa sobre las empresas.

Como comentaré algo más adelante, hace diez años empezó el “boom” y la “moda” de la RSC. Todas las empresas estaban orgullosas de lo buenas que eran, que todas eran verdes, que trataban bien al trabajador, que eran familarmente responsables …¿es familiarmente responsable una empresa que deja en la calle a sus empleados sin motivo? ¿Es familiarmente responsable una entidad financiera que deja sin casa a sus dueño, o estafa a personas mayores con sus productos? Si cada vez ofrece un producto más mediocre y más caro .. ¿estará el cliente satisfecho? ¿Por qué ofrecen contratos basuras y explotan a sus trabajadores? Cada uno que juzgue, es libre de ello.

El valor económico de la RSC

Además de ello, y como no, existe un motivo económico. Estas estrategias crean valor para el accionista, el dueño de la empresa. ¿Cómo? Haciendo que suba el valor de cada acción cuando se da a conocer y tiene gran impacto algo bueno que se publicita sobre la empresa. El inicio del milenio vivió marcado por dos burbujas: (1) las empresas .com, y (2) y la responsabilidad social corporativa.

Para ésta última, hasta se han creado una serie de índices bursátiles, donde cotizan las empresas más responsables socialmente del mundo. El más famoso de los índices de sostenibilidad es el Dow Jones Sustainability Index (DJSI). Este indicador cotiza diariamente. El DJSI está formado por 342 compañías (27 españolas). Desde su lanzamiento en 1998, se ha convertido en uno de los principales exponentes de una corriente que se ha venido a llamar inversión sostenible o socialmente responsable. Además, se trata del índice con mayor capital invertido referencial, con cerca de 6.000 millones de dólares.

El índice general recoge de entre las 2.500 compañías más grandes del mundo, a aquellas que cumplen de forma habitual con una serie de requisitos económicos (gobierno corporativo, códigos de conducta, etc.), medioambientales (iniciativas para evitar el cambio climático, inversiones sostenibles, etc.) y sociales (desarrollo del capital humano, filantropía, etc.). Además, se tienen en cuenta una serie de criterios específicos, dependiendo del sector en el que opere cada compañía. Como requisito a su entrada en el DJSI, las compañías deben someterse a un análisis conducido por una agencia independiente. Este índice se revisa una vez al año, en el mes de septiembre.