Etiquetas

, , , ,

Precios de Transferencia es un término fiscal regularmente utilizado para hacer referencia a los precios y condiciones pactados entre entidades vinculadas al momento de transferir bienes y/o servicios entre sí. Como resultado de la vinculación, dos entidades pertenecientes a un mismo grupo económico podrían intercambiar bienes y/o servicios bajo precios diferentes de los que serían acordados por entidades independientes.precio de transferencia

A efectos tributarios, dos entidades vinculadas podrían adoptar estrategias destinadas a trasladar artificialmente utilidades o pérdidas de una jurisdicción fiscal a otra, en conjunto con los bienes y/o servicios transferidos, obteniendo en consecuencia una rentabilidad gravable distinta a la real.

Operaciones afectadas por los precios de transferencia

  1.     Venta de propiedad tangible: incluye todo bien tangible.
  2.     Venta de mercaderías:  esta dividida en tres categorías (materia prima, productos en proceso y productos terminados).
  3.     Transferencia de bienes intangibles:  llaves de negocio etc.
  4.     Provisión de servicios: pueden ser rutinarios, de control de calidad, de asistencia técnica etc.
  5.     Acuerdos financieros:  diversas formas de financiación.”

Como vemos, los precios de transferencia se deben aplicar a casi todos los tipos de operaciones que se pueden realizar entre empresas, digo casi todas las operaciones porque no se encuentra mención alguna sobre operaciones por ejemplo de seguros o reaseguros.

Fijación de políticas de precios de transferencias

En la Administración Tributaria, los precios de transferencia se utilizan para determinar los beneficios sometidos a tributación de grupos empresariales que, por su carácter internacional (transnacional, importador, exportador) tienen divisiones en varios países. Si todos los gastos del grupo se originan en un país que tiene una carga fiscal o ésta es alta y la venta se produce en otro que no tiene imposición o que tiene una menor carga fiscal el beneficio obtenido no estará pagando impuestos o se ingresará una cantidad menor de la debida.

En otras palabras, un grupo puede aprovechar el control que tiene sobre sus vinculados en el exterior, para transferir tributación de un país con un mayor nivel de impuestos a uno con menor nivel. Por ello, la legislación de precios de transferencia centra su atención de forma especial sobre las operaciones realizadas entre vinculados económicos o partes relacionadas, cuando una de las partes tiene domicilio fiscal en uno de los territorios conocidos como “paraísos fiscales”.

Por ello, los países más desarrollados, que forman parte de la OCDE, definieron un marco metodológico para determinar, a través de los Precios de Transferencia, los precios o márgenes de beneficio en operaciones realizadas entre compañías controladas (vinculadas económicamente), incluyendo las obtenidas en el extranjero, aplicando este sistema posteriormente otros países en el mundo.  La base de este marco metodológico es el llamado “Principio de Plena Competencia”, que en esencia busca determinar cuál hubiera sido el precio de la operación o los márgenes obtenidos por las partes si todas sus transacciones se hubiesen realizado dentro de un mercado competitivo, esto es, como si la operación se hubiera realizado con o entre partes independientes.

De esta manera, se busca anular el efecto de las llamadas “transacciones controladas”, que son aquellas realizadas entre empresas de un mismo grupo y que, por lo tanto, normalmente no tendrán un precio igual al que tendría esa misma transacción si se hubiera realizado con una parte independiente o en el mercado libre.