Etiquetas

,

El proceso de contracción urbana que experimenta Detroit, en otros tiempos capital mundial del automóvil y hoy poco más que una carcasa vacía de la que no paran de emigrar habitantes, ha hecho que las autoridades se planteen fórmulas cada vez más agresivas para intentar fijar a la población.detroitJunto a programas de demolición de vecindarios enteros, que persiguen concentrar a los vecinos y ahorrar así en mantenimiento y servicios públicos, el municipio ofrece ahora jugosas rebajas para quienes se animen a residir en barrios hoy semidesiertos, pero que en otros tiempos fueron considerados de primera categoría.

Es el caso del East English Village, una zona en la que Detroit ofrece ahora viviendas en subasta a partir de 1.000 dólares, en las mismas calles donde los precios en el mercado libre oscilan actualmente entre 15.000 y 100.000 dólares. Claro que hay condiciones, tal y como recoge The Huffington Post. En primer lugar, quienes pujen deben ser ya habitantes de Detroit y estar al día con el fisco. Deben comprometerse además a reparar la vivienda, y a fijar en ella su residencia en el plazo de seis meses.

La iniciativa es una más de varios programas para reflotar la zona con habitantes de poder adquisitivo medio, puesto que uno de los problemas que agrava la situación del erario municipal es la fuga de los contribuyentes más pudientes -generalmente de raza blanca- a las afueras. Apenas 700.000 habitantes vivían aún en la zona central de la ciudad en 2010, frente a los casi 2 millones de residentes registrados en 1950.

Fuente: ElEconomista