Etiquetas

, , ,

La sede madrileña de Restalia no es tan diferente a uno de sus restaurantes. Si en 100 Montaditos le avisan por megafonía cuando el pedido está listo, en la compañía hacen lo propio cuando se requiere a alguien en el área de presidencia.restalia


Aquí la encargada responde al nombre de Virginia Donado, directora general del grupo franquiciador de enseñas como la citada 100 Montaditos, La Sureña o TGB (su reciente división de hamburguesas). Todos sus negocios comparten dos claves: «Son populares y se han reforzado con la crisis. La situación económica nos ha agudizado el ingenio y nos ha hecho ajustar los precios, pero ahora queremos darle la vuelta, dirigirnos hacia la calidad y rentabilizar al cliente que ya teníamos; no queremos ser los referentes del low cost gastronómico. Ni tenemos que estar siempre en un formato de precios competitivos ni tenemos que limitarnos al sector de la restauración.

Restalia es una máquina que sabe franquiciar negocios independientemente del sector», sentencia Donado. Por ahora, en el grupo se cocina el lanzamiento de una nueva marca, prevista para la primavera de 2015. «Seguirá la esencia de nuestros negocios: fácil de gestionar, popular, sin servicio en mesa y con un producto que le guste a todo el mundo». ¿Podría oler a pizza en Restalia? «La pizza huele muy bien (risas). No lo podemos adelantar, pero será un negocio complementario al que tenemos», dice la directora general.

Internacionalización

El grupo prevé finalizar 2014 con 650 locales en todo el mundo. Y es que el formato ha funcionado muy bien en el extranjero. 100 Montaditos, la única marca internacionalizada por ahora, ya está presente en Estados Unidos, México, Colombia, Italia, Portugal y próximamente llegará a Chile. «Echamos números de dónde podemos estar en 2018 y da vértigo».

Un proyecto que comenzó con un pequeño restaurante en Islantilla, Huelva, y al que se sumó su actual directora general en 2005. «Cuando llegué a la oficina sólo había una veintena de 100 Montaditos y en mi departamento estaba yo sola». Ahora dirige un grupo que exporta algo «tan sencillo como el pan y la cerveza» al resto del planeta. «El top five de montaditos más vendidos es prácticamente igual en Estados Unidos, México o España. Los de jamón y tortilla están entre los más elegidos, porque fuera existe una querencia por lo español», admite.

En Restalia les encanta que les llamen el Zara de la gastronomía. «Tenemos mucho en común con Inditex. Ambas somos empresas personales, creadoras de conceptos y especializadas por marcas». En cuanto a la gestión, Donado define la empresa como accesible y horizontal, marcada por la gente joven y por las mujeres en altos cargos. «Si hay mucha burocracia, el crecimiento se atasca».

Un sector concentrado

Los grupos como Restalia han sabido ganarse el estómago y el bolsillo de los clientes en época de crisis y sus franquicias se han multiplicado. La directiva describe un sector concentrado en ciertas marcas, donde los grandes grupos llevan la batuta. «Hay poca elección para el cliente pero las marcas que hay son una garantía de éxito».
Esta madrileña asegura que sus clientes pueden estar un día en un restaurante de primera y al día siguiente, comiendo un montadito. Ella, al menos, define sus gustos culinarios como sencillos. «Un par de huevos fritos con patatas tienen para mí una estrella Michelin». ¿Su montadito favorito? «El de jamón, pero lo que más me gusta es el pan, que, por cierto, está patentado y no lo puede tener nadie. Su receta es tan secreta como la fórmula de la Coca-Cola».

Donado, que trabajaba antes en Grupo Zena, aún recuerda la primera vez que entró a un 100 Montaditos. «Dije: cuando parece que todo está inventado, aparece algo que te sorprende. Eso es Restalia»

Fuente: Expansión                                                                                                                                Nerea Serrano